La paternidad muchas veces reviste grandes responsabilidades y desafíos. Por ejemplo hoy en casa tuve un muy serio inconveniente. Mi hija (4 años) no podía desvestir una Barbie. El problema es que yo tampoco fui capaz. El primer remedio que me vino a la cabeza…