Carta de mi futuro a mi pasado

“Soltate”, cantaba un pelado promocionando un shampoo, ¿te acordás?
Nada más paradójico.
Aunque se nos trate como a locos, las personas cuerdas somos de andar sueltas, flojas.
Somos cuerdas flojas.
No es nuestro problema si a alguien se le da por hacerse el trapecista sobre nosotros.
Soltate…nunca hablé tan en serio. Te lo dice un pelado.
Soltate, y lo que mejor sabes hacer lo vas a saber hacer mejor aún.
Lo sé. Es mucho más difícil que decirlo. Pero todo parte desde la auto confesión, es el germen de la convicción.
“Salta…y la red aparecerá”, leímos una vez por ahí. ¿Te acordás?
Afloja, descubrí tu esencia. Que es hermosa.
Mostrala con orgullo, pero no con soberbia. Y que te importe un pito si a alguien no le agrada.
Sacale el velo. Y convertí el velorio en carnaval.
Porque eso dicen que es la vida.
Un carnaval.
Todo el mundo lo dice.
Pero nadie te dice adonde está el cotillón.
Tampoco nadie te dice cómo soltarse.
Y vos mientras tanto vas intentando mantener el equilibrio en una cuerda floja.
Soltá los prejuicios, por empezar los que haces sobre vos mismo.
Viaja a tu interior, es gratis. No necesitas siquiera sacar un pasaje. Descubrilo, amalo, disfrutalo, reite de sus defectos. Es imperativo.
Los seres humanos pasamos la vida entera buscando a alguien que nos ame como nadie. Y resulta que lo vemos todos los días frente al espejo. Y nunca lo reconocemos.
El día que esto definitivamente te deje de suceder…
Definitivamente…
¡SALTÁ!

Entradas relacionadas

Tu email no será publicado.