Abducción

Se habla de experiencia místicas

Yo nunca tuve una. Bah, eso creo

Aunque quizá sean cuestiones de creer o no creer. O no

O no?

Ono?

Yoko?

Yo K.O.?

Retomá el tema, Lisandro. ¡Retorno del carro!

Sí, estoy escribiendo a máquina. Y haciendo un inmenso esfuerzo por no perder el hilo del cual arranqué.

Además, el no tener tiempo de sentarse a escribir (o el no saber hacérselo) tampoco ayuda. Dado que voy escribiendo a medida que realizo otras tareas.

Por ejemplo asearme, hacer la cama, y otras cuestiones de higiene personal que no vienen al caso.

Decía, que despiertan mi atención las personas que se manifiestan orgullosas de haber tenido experiencias místicas. La definición de “experiencia mística” la dejo al pie de la página, pienso que sería conveniente dejar su concepto en claro. Si, también podría poner un link o hipervínculo, pero me divierte más aclararlo

¿Y por qué se demostraran orgullosas?, pienso yo.

Quizás porque la experiencia en sí resulta tan gratificante que, en el mundo de mierda en que vivimos, irse aunque sea por unos minutos a otro distinto debe ser fantástico.

De todos modos y en el caso que el mundo en el que viviésemos fuese ideal, quizá también nos gustaría irnos cada tanto a otro. Porque somos así de insaciables

Yo, por ahora me voy a sumergir en un mundo de notas

Y no sé si será una experiencia mística, pero creo se le acerca

Lo que sí sé es que:

Es una experiencia en estéreo, como viajar a Santiago del etcétera

Voy amasar una canción, ya veré cuándo la horneo

Nunca tuve la constancia del hornero ni la tenacidad del halcón

Me quedan los bollos criogenizados para levar, dar forma y dejar listos para asar

Acopiadas melodías

Congeladas mis entrañas ahí mismo

Mi esencia cristalizada, moradora de tupper

¿Cuándo dignará emigrar?

Entradas relacionadas

Tu email no será publicado.