No es lo mismo domar que domesticar. El látigo amansa al león, quien jamás pierde su condición. Lejos de una innata maldad, las fieras paralizan a sus víctimas con rugidos. Porque es el único mecanismo de supervivencia que conocen. Jamás oirás a un león vociferar:…