Si hay algo desesperante a enfrentar para la clase de gente tan ansiosa como yo es el tener que pintar. Sí, pintar. Pero no un cuadro. Sino una pared. Una triste y aburrida pared. Acto que requiere de mucha paciencia. Y precisión. Ambas virtudes de…